Wüsthof

Menü

Siete generaciones – Una empresa / Capítulo 3

La 3ª generación

Durante este año vamos a presentar en esta sección una sinopsis de las siete generaciones de la familia Wüsthof, que han intervenido hasta la fecha en el desarrollo empresarial. Hoy dedicamos nuestra atención a la 3ª generación.

Cuando su padre murió en 1839, Eduard Wüsthof (1817-1876) se convirtió en el responsable del desarrollo de la empresa, que pronto llevaría su nombre. Eduard estaba casado con Juliane Röltgen (también un viejo apellido de la región de Solingen), con la que tuvo seis hijos, cinco varones y una mujer.

En su tiempo se produjo la apertura de la producción de navajas, por lo que se dispuso de un segundo pilar empresarial junto a las tijeras. Las navajas representaban algo importante entonces en Solingen, la ciudad de la cuchillería. Incluso hoy resulta difícil encontrar a algún ciudadano de Solingen, que no presuma de ser un orgulloso propietario de una navaja de su ciudad.
En aquel tiempo, las navajas eran el símbolo de estatus de cualquier varón. Se montaban de forma manual (un proceso denominado “reiden” en alemán), se hacían manejables y se pulían (“ausmachen”). En el catálogo WÜSTHOF del año 1904 pueden apreciarse hasta un total asombroso de 1.125 modelos distintos de navajas en 48 páginas.

Con todo, la estrechez de los locales de Höfchen pronto se hizo patente. Además, los Wüsthof querían trasladar su negocio en lo posible a la ciudad de Solingen. Finalmente, en 1867 Eduard pudo comprar en subasta una casa más grande con taller en la actual Flurstraße. El inmueble de Höfchen se ofreció en alquiler.
Y fue en el nuevo domicilio donde prosiguió la expansión del negocio.
A las tijeras y navajas paso a paso se les unieron otros artículos de acero típicos de Solingen. La denominación de la empresa Eduard Wüsthof, como había sido inscrita en 1869 en el Registro empresarial en Elberfeld, rezaba ahora:

“Fábrica y almacén de todo tipo de tijeras forjadas,
navajas, cuchillas, puñales, cuchillos de mesa y tenedores,
cuchillos de pan, verdura y matanza, etc.”

Eduard falleció en 1876. Su lápida figura como monumento histórico en el cementerio evangélico en la Kasinostraße de Solingen. En el próximo capítulo, vamos a averiguar cómo les fue a sus hijos y como continúa la historia familiar de los Wüsthof. “La 4ª generación”.

What do you say? Currently 0 comments. Join the discussion!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>